APODÍCTICO EN FUNDAMENTO EQUIVALENTE

leng-tcheEGOISTICAMENTE

“La misma ubicuidad del tribunal que en sus oficinas casi en cada desván, y al cual se accede también desde la escuálida habitación de Titorelli, remite a una totalidad disgregada, pero no obstante omnipotente y omnividente, aunque ocultada detrás de una inimaginable escala jerárquica.
Se podría decir que el tribunal está en todas partes y en ninguna, casi como un invisible universo concentracionario, en el cual se refleja la misma ambigüedad constitutiva de la ley: en efecto, decide salir de sí mismo, más allá de sus propias salas y aulas de discusión”.

“En el laberinto de la culpa”
Introducción de F. Masini a “El Proceso”, Franz Kafka.

LA NEGACIÓN DEL DERECHO:

Desvicerando el pasado que muere y torna en la efectividad de una lúcida intra-posición del rol del juez y del magistrado -del mp(1) y del abogado- nos hundimos- en el “aún” investigado- rol manifiesto de la jurisprudencia y de su forma mentis- no yendo hacia atrás- sino expandiendo el sentido extraído de la sub-inducción permanente que salvifica(2) la imputación del sujeto – extendiendo la dirección de la doctrina y del estudio del derecho- en un “estudio” sobre la destrucción del “derecho societario” y de sus súbditxs.
El antijuridismo- para quien escribe- se ha dilatado y ampliado en una búsqueda Pasional en la
Negación del derecho- en una desfiguración comportamental y de vida vivida- dentro de un fondo abismal_ABGRUND_(3) donde une Nihilista intenta romper con su Arma “Personal” ese rígido y artificial margen…
Esto- esta palabra “plena”- es una tentativa- de destruir el fundamento de la sociedad: el derecho a tener un derecho en co-asociación.
Locx, Desenfrenadx y fuera de cada término de comparación- une Nihilista Egotista hunde el cuchillo en el cariz purulento de la juri-conformación al rol dado- y que se le ha dado- del derecho procesal y comportamental derechizado.
Éste Fragmento va a explorar la posición establecida del derecho jurisprudencial en un aula de tribunal: en el conforme y regulado orden de causa- en un orden que detiene la regular estructura de lo idéntico y no separable movimiento-en cual está contenido el “estándar” de la doctrina del derecho societario: el expresarse en las cláusula en las que la exclusividad del juicio de clasificación y adoctrinamiento de la sociedad dentro del derecho a existir “dentro”- son palabra “sagrada”.
La doctrina del justo derecho y de la reparación de daños- son el catalogar de la disposición del rol de quien es súbditx o subditante al derecho de la sociedad.
La regla de difundir conforme- el general íncipit de comando por cada derecho- se modifican para cada expresión de discernimiento a través de un rol establecido a priori dentro del Templo de la profecía.(4)
¡El Demiurgo apesta en la palabra del cadáver de Carrara (A)- y tiene un retorno pestilente de santidad!
Quien tuviera el “coraje” de entrar en la entramada espiral del derecho penal y societario- descubriría un mundo compuesto y componible- ultra orgánico- con ramificaciones en síntesis inoculadas dentro de cada sujeto o Individue. Síntesis para cada capítulo expreso en cada derecho a ser el derecho de “alguien”.
El laberinto de derechos que intersecta cada acción con una moción para cada sujeto en una disposición no facultativa- homologante en un número cifrado- y de clasificación del modo del impulso- y del decidir cómo el Actuar debe ser definido desde la sociedad valorizada.
Hemos escrito: la llave abre-la llave cierra.(5)
La metáfora inexplorada y su “sentido” esotérico permanecen en un fondo abismal_ABGRUND_ y Pocxs han logrado “resolver” el mensaje “llave”- que abriendo- ¿dónde y cómo “cierra”- el fundamento del derecho inscripto en una cláusula procedural?
En un lúgubre y satificado Tribunal- en un destacarse del_ en el _“fondo” de la celda de la redenciónqueda establecida la paridad orgánica con el juez “en alto” -y a los lados- mp y abogadx.
Profundizamos esta “paridad” procesal y de síntesis dialéctica- en cuanto cualquier sujeto- “sujeto” al proceso penal- seguirá sorprendidx:
¿Abogado y mp, igualmente “iguales” en un igual derecho- con el infame e eminente juez que “decide”?
El estudio del derecho y la doctrina- del “derecho” en el proceso penal- plantea la estructura orgánica y su atribución no facultativa- como la esencia del juicio “existente”- introyección del Sí en un grado de atribución de calidad.
¿Dónde: la llave abre cerrando?
La llave que abre y se manifiesta al juicio- comprime el mundo en cual el cuerpo subjetivo procesado queda notificado(6).
Lo notificado “cuaja” la materia penal en un frustrado “redimir”- en el cual está y existe el poner de “manifiesto”: ningún descubrimiento- que es y sigue siendo el fondo de un fondo abismal_ AB GRUND.
“La entidad cuyo ser es la cura, no solo puede cubrirse de culpas efectivas, sino que es culpable en el fundamento de su ser; este ser culpable, constituye la condición ontológica de la posibilidad que hay, existiendo, de convertirse culpable. Este ser culpable esencial es cooriginariamente la condición existencial de la posibilidad del bien y del mal “moral”. Es decir, de la posibilidad de la moralidad en general y de la posibilidad de sus modificaciones efectivas.”
Comprensión del reclamo y de la culpa en Ser y Tiempo, M. Heidegger

En el aula de un lúgubre tribunal- con tufo a incienso y putrefacción a valor común- el rol dispuesto de las tres partes- expresa y revela el ser sujeto que está procesado-en su facultad de derecho- como el orgánico interponerse de una estructura igual para cada igual derecho:
La llave abre “cerrando” – en un tribunal- donde la paridad orgánica viene colocada no como centro del propio “centro”- sino como el rol dispuesto a cada una de las tres partes-atribuidas (B):
Las tres “partes” se encuentran posicionadas dentro del fundamento del proceso penal y del derecho societario. Cada parte- mas ninguna “parte” singular- queda distribuida al rol conforme en una atribución de derecho:
El abogado- como el mp- con el juez al “centro” del centro del infame tribunal- tiene el mismo
“derecho” en el derecho conforme dado a las tres partes en igual medida en el proceso penal.
El abogado está “dentro” -de un intrínseco laberinto- que recuerda a la lógica conforme a la doctrina del derecho- y no puede de ningún modo salir del laberinto compuesto de normas y preceptos:
Mas está “dentro” del laberinto en calidad de parte igual- y no de antagonista de_ en el fundamento del proceso penal.
Dentro- en un laberinto de hipótesis- lleva su vocabulario de “derechos”- en el cual se confronta dialécticamente- posicionándose- no al centro de su “centro”- sino que queda colocado como “derecho” en igual medida como para cada “figura” que compone, y de las cuales está compuesta, la forma del tribunal:
El tribunal compone y está compuesto- por cada parte igual en igual medida- y ninguna figura puede salirse.
Cada “figura” figurativa, anexa en una conectividad de dispo-siciones reguladas desde el aparato escénico procedural- la figura de rol que forma el escenario donde se perfila- en un estancado imaginativo- la estructura del deber y de las partes- que son sedentarias y sustanciales en la medida que componen la marcha sin movimiento- y regulada por un completo y ordenado Sistema de relaciones:
Las relaciones forman el orgánico determinar del motivo del proceso y del “sujeto imputado”- que tiene y detiene la calificación de ser en derecho y de “derecho”- con sus deberes- en un aula de tribunal.
Cada código es una llave orden- donde la relación del proceso penal- se conforma- y atenúa todo ejercicio de expresión de Libre Arbitrio.
Aquello por lo cual une Individue Nihilista afonda con el propio puñal en las vísceras del cuerpo derechizado -anticipa una pregunta fundamental: ¿existe un libre “Libre Arbitrio” en la sociedad de valores- y de deberes a los cuales atenerse?
Volviendo:
El abogado no “es” de ningún modo una parte singular y antagonista en el proceso penal -sino que está dentro del Sistema de roles y preceptos dispuestos en modo orgánico y derechizados- igual, como asimilación a los códigos que reglamentan la estructura de la jurisprudencia.
Es una parte igual de lo igual en el complejo cuerpo jurídico- e “íntimo” complementario en la doctrina del estudio del derecho -la jurisprudencia- y en un pútrido tribunal- ¡se posiciona dialécticamente al mismo grado de juicio dialéctico del mp- con el juez como un Demiurgo putrefacto!
Sobrepasado el Antijuridismo- y afondando en el derecho societario- se llega a un complejo Sistema de control- del cual es difícil salir – incluso con la “Voluntad” – en cuanto y por lo cual- perdura que une Individue que se pone al margen de la sociedad- no consigue aún “pensar” en la destrucción del “margen” y en lo Suprahumano.(7)
Perdura- que quien está intentando sobrepasar éste margen de derecho- habiendo partido de la negación de un simple derecho definido “defensa de confianza”- (C)- se ha encontrado encerrade precisamente en este margen- porque cada vez que se niega el derecho a la defensa- la sociedad dispone que la “elección” no sea facultativa sino dependiente del deber, de parte del poder judicial- de reajustar la discrepancia de una elección de Negación- con un retorno en el asignar un nuevo “defensor”: como para cada derecho inscrito en el código de la llave-orden de la sociedad del valor del igual.
Éste- para quien escribe- es el “margen” todavía no superable- mas este “confín” ingresa en un “límite no superable” y no en el no quererlo Sobrepasar- y en el cual “existe” la experimentación de la reivindicación del Propio Sí y de la Destrucción Nihilista de todo parámetro y criterio al margen de cada valor- para cada regla societaria- y cada regla moral en el ser asistide por un doctor-abogadx sea de confianza o de oficio.
“-Pero yo no soy culpable- dijo K-. Es un error. ¿Cómo puede ser un hombre culpable, así sin más? Aquí somos todos hombres, tanto el uno como el otro.”
El Proceso, F. Kafka
Notas de ésta edición:
(1)- MP: ministerio público (fiscalía).
(2)- Salvifica- de salvar- la imputación del sujeto, tanto de manera legal como moral-religiosa: salvarse a través de los códigos penales como expiación moral de los propios pecados.
(3)- Nota de Federico: ABGRUND es un término ale man que significa literalmente: “abismoprecipicio”.
Mas el término que he tomado y he hecho MÍO es el de Heidegger, que lo utilizaba para especificar “el ser-ahí” como “abismo sin fondo”: sin fundamento.
YO lo he tomado en manera NIHILÍSTICA para in-determinar todo futuro y el pasado morente: UNE NIHILISTA EGOTISTA vive en un FONDO ABISMAL- un AB-GRUND.

(4)- Ver, Il Tempio della profezia. Le Impugnazioni. Seconda Parte, Federico Buono.
(5)- Ver, The Code of the Key-Order, Federico Buono.
(6)- Del “italiano” edotto, informado de los hechos- los “hechos” entendidos como las acciones penales abiertas contra una persona.
(7)- En el original, Federico está usando el término nietzscheano Superhombre.
Notas de la primera edición:
(A)- Para quien quisiera impulsarse más allá de la disposición del rol del abogado en cada procedimiento a “él” supeditado, aconsejo leer al infame F.Carrara en Opuscoli di diritto criminale, el cual entra en el mundo del proceso penal y al cual, al “ingresar” se queda nombrado oficialmente “sujeto imputado”.
(B)- Para quien escribe- las tres partes no son esferas separadas del proceso penal, sino que se forman y se “solidifican” dentro el Sistema de relaciones constitutivas de la jurisprudencia.
(C)- “Simple” no significa- fácil de actuar. La revocación de un abogado puede ser un primer pasopero todavía un “paso sucesivo”.

 

 

 

 

image_pdfScaricare PDFimage_printStampare testo
(Visited 73 times, 1 visits today)