INDIVIDUO-IDEA CORPÓREO/IN-CORPÓREO

SOLIPSIST

 

 

 

 

 

 

 

Comentamos la importancia que le da Stirner al cuerpo, a lo corporal. Bien, esta importancia se reduce a lo ideal y al individuo. En efecto, Stirner señalará la irrealidad de las ideas (como Hume y Bacon) en el sentido que no son susceptibles de corporizar, por lo tanto carecen de existencia. “”Ninguna idea tiene existencia, porque ninguna es susceptible de corporizarse”.

 

El individuo, por el contrario, posee un cuerpo, tiene una existencia, una existencia real, no una existencia como la existencia de la libertad o de la humanidad, o del amor o del odio. El egoísta sabe muy bien que esas sensaciones sólo tienen existencia en él. Existen por él. Él no existe por ellas. Ahora bien, ¿Dónde podemos encontrar esta contrariedad, corpóreo/ in-corpóreo, en la modernidad? Stirner tomará el cogitare cartesiano para mostrar como la modernidad, no ha hecho del individuo, del hombre particular, más que un fantasma.

 

 

Descartes señaló, “cogito, sum”, “pienso, existo”. Esta verdad, para Descartes, significa, va a decir Stirner, “que mi pensamiento es mi ser y mi vida, que no tengo otra vida más que mi vida espiritual, ni otra existencia más que mi existencia en tanto espíritu, en fin, que soy absolutamente espíritu y nada más que espíritu o pensamiento. Así llegamos a suponer el cuerpo, la existencia, por medio del pensamiento.

 

Stirner dirá a esto, “¿te has supuesto Tú?, sí pero no es a Mí a quien me supongo, es a mi pensar. Mi Yo es anterior a mi pensar, se sigue de aquí que ningún pensamiento precede a mi pensar, o que mi pensar no tiene hipótesis. Porque si Yo soy un supuesto con relación a mi pensar, este supuesto no es la obra del pensar, no es un sub-pensamiento, sino que es la posición misma del pensar y supensar en sí, ni espíritu pensante”.

Con esto Stirner rechaza el pensamiento cartesiano y no ve éste más que como el ideal cristiano. Su reducción del individuo pensante al pensamiento, es el llegar a la idea, a lo in-corpóreo.

El pensamiento cartesiano lleva a la imagen de un Yo in-corpóreo, a un Yo que es todo pensamiento, mas no carne; que es todo espíritu, mas no hueso. Su racionalismo no es más que un nuevo idealismo con otro objeto, la razón.

Esta evolución de las ideas, de lo incorpóreo, por sobre el individuo, Stirner la presenta en su visión de la historia, en la que llamara a algunos antiguos (realistas) y a otros modernos (idealistas). Y si bien ambas tienen que ver con lo divino, llegan siempre a él por las vías más opuestas”.Veamos como sucede esto.

 

 

 

image_pdfScaricare PDFimage_printStampare testo
(Visited 168 times, 1 visits today)