NIENTISMI

VERTIX

La búsqueda radical de la anulación de formas “prácticas” del lenguaje, quiere y tiene que ser también la anulación de un lenguaje moral. La pre-eminencia de la “nadificiación” de cada saber normalizante es una de las innumerables exploraciones que el Nihilismo Egotista debe alcanzar como negación de los opuestos “oppositi”(i): abrir una brecha a quien anhela la afirmación de las propias “Malas Pasiones”


El principio nihilista de un escepticismo egoísta tiene que conducir a una búsqueda continua del extremo, hasta el confín limitante y pre-escripto del lenguaje en un “supuesto tal” de sometimiento moral-convencional.
Una puñalada en una existencia aproximativa, a quienes están en la búsqueda de un ilimitado Egotismo a los márgenes de la sociedad.
La pregunta, en una premisa a la respuesta, es:

¿Cómo iniciar “solamente”, el superar un lenguaje ya hecho?

La inmersión en los más recónditos recovecos de nuestra memoria mnemónica, nos lleva a suponer que a veces hay un relevamiento de la superación de un “supra” lenguaje:
Lenguaje “dispuesto” y a disposición de la reciprocidad conectiva de la sociedad humana disciplinada en una “anestesia local”.

Salir de un lenguaje de “uso y consumo”, significa romper la recíproca interlocución moralizadora.

La disposición orgánica de las relaciones de interconexión establece parámetros de juicio y de evaluación definidos a-priori.
El establecer en una dentro-disposición, signos de alocuciones verbales, en forma constructivo lógica efectiva, ante-pone la adaptación a la inter-reactividad en una ramificación de una consensualidad del efecto comprometedor.
La adaptabilidad a las normas moralizadoras de las formas expresivas, produce significados compuestoestructurales dispuestos en esencia sorda.
Si se escribe: La procesión de un postulante remite al proceso de una síntesis que está en su “lugar”. Hemos superado en mínima parte un lenguaje “contenido”?
En mínima parte la tentativa ha de ser conseguir mover las partículas de materia gris en un intento de deconstrucción sintáctica. Pero persistiendo intrínsecamente en una conexión de la estructura sintética de la sintaxis, habrá un retorno del efecto de la composición de la estructura, sin que haya habido un desmembramiento y una fractura en los fundamentos de la estructura misma.
Si un individuo escribe una frase en un texto como la de arriba, habrá intentado anular una mínima parte del trayecto establecido por las reglas de pacificación de la sociedad humana y, al inverso, aportaciones externas anexando una “moral” en la integridad, aunque en menor medida, pueden influenciar al individuo mismo, en la restauración de fases procesales programáticas, a través de las mismas aportaciones de una falsificación subjetiva.
El individuo retrocederá, en una macro-fractura de la nota escrita. Está en este modo: aunque sea, mínimamente modificado?

“En un juicio una persona se expresa enmanera comprensible para justificar su súplica”.

Ahora. El individuo ha operado esta macro-fractura y ya ha dispuesto en manera determinada el requisito previo a la cesura de reinterpretaciones de las notas trasmitidas en modo tal de dar una disposición pospuesta de comprensividad a la sociedad humana y a sus normas morales.
La frase-ejemplo podrá ser puesta en una reversibilidad que pospone el ejemplo primario, en un retroceder objetivo, al el ejemplo de la frase secundaria, y en un viceverso continuo y vinculante, del alterar, la propia peculiaridad expresiva.
Las reglas comportamentales, mueven el lenguaje en un perímetro donde la palabra y/o lo escrito, dependen de bases de síntesis, que se expanden en función del sujeto en relación al efecto que quiere obtener en el suplir de una limitante crono-patológica:
El “tiempo” condicionante es el límite de una afección procesal-sistémica en la expresividad cotidiana.
El expandirse, no es señal perentoria de expansividad individual, pero a veces cae en una intrínseca dependencia del efecto que se quiere obtener, intercambiando impresiones con un interlocutor, cara a cara, o en un escrito, a veces con una dependencia interconectiva moralizante.

La moral de la expansividad rígida y férrea reglamenta pre-productos en base de conducción inductiva al uso conforme paritario masificante del “decir” o del “escribir”.

El aporte decisivo en una lábil conformación de las reglas de comprensión es la relevación del uso de las normas comportamentales, comprimidas en una lógicamasa.
Tomemos el ejemplo de una “clásica” asamblea semanal:
En una mesa dispuesta en círculo, ¿habrá o no, un sentarse dado por los individuos participantes, en puntos de la mesa bien delineados en un preciso y efectivo organigrama?
La repartición de roles, ¿será en el “silencio” ostensivo, dispuesto en una determinación piramidal?
La seguridad de la confrontación en la comodidad, está dada por una sistemática repartición de los roles en la omnipresencia de un poder moral-céntrico, cuya exposición está determinada por la interrogación en símbolos omnicomprensivos establecidos por quien tiene un rolguía, y determinados por efectos auto-indulgentes que lleva el trayecto discursivo hacia el foco del poder,decisional.
En esta asamblea semanal, ¿habrá o no, quien primero, en una interconexión de enlaces facial-expresivos y visuales, dirá y dará la “primer palabra”?
Hay que preguntarse, cuándo esta conexión de roles establecidos depende de la norma moral, premisa en los renglones encima escritos, y si esta asignación de roles es una predisposición a un contacto uso-forma de la jerarquía decisional.
¿Cómo se plantea el Egoísmo “tales presupuestos”?
La pasividad en roles establecidos, es en sí mismo un egoísmo pro-forma, en el cumplimiento del propio rol omnicomprendido por un omnisciente rol-guía.
El comprender el propio rol omnicomprendido en la disposición del rol-guía omnisciente, dará esquemas precisos lógico comportamentales en los que moverse en líneas orgánicas delimitadas en las limitaciones morales, donde el confín será un confín expresivo moral-facial y visible, junto con las expresiones de las notas vocales, o por el uso de los miembros móviles.
Y acá volvemos en el decir una cosa y decirla impostada:
En la superación de un lenguaje formal, se debe anular también un lenguaje moral:
En la asamblea semanal omnicomprensiva y reinducida en un avance pre-impostado, el lenguaje será a decisión de un proceder egoísta, con roles determinados en una inexpresividad reglamentaria y expresamente “dada”.
La experimentación de expresiones del propio Sí, debiera ser el articulador de un uso singular de lo que se quiere expresar, en un anteceder Ego-ísta.
Pero se puede preguntar:
Las asambleas semanales, ¿pueden ser “momentos” para expresarse, o son a-priori postulados de derivación del lenguaje moral?

El experimento-límite existencial en el que el Nihilismo Egotista se mueve es en la destrucción de toda barrera hermética del condicionamiento moral.
Por lo cual en sí, el lenguaje hablado y escrito, de una vestidura omnicomprensiva, tiene que poder ser aniquilado en la búsqueda extensiva de la singularidad.
Esta negación tiene como presupuesto “negar” la negación de cada opuesto que exprese la supuración dogmática de lo “correcto-incorrecto”
La envergadura de esta negación en dirección a un hermetismo moral normalizante es hundir una daga cargada de odio Egotista Nihilista en las carnes amorbadas por el pacífico uso de la expresividad y de quien toma su lugar.
Pero el uso de esta expresividad, ¿es o no es un amorbarse, en el pensar que sea solo “amorbamiento”?
Amorbamiento que pro-pone el uso del amorbarse al comunicar.
¿El comunicar pre-supone el reconocimiento de un injerto de estabilidad moralizante?
Retornando a la cuestión pro-puesta:
¿Hubo una superación del lenguaje “contenido”?
En mínima parte, si un individuo empieza a conducirse con una inclinación Egoísta (¿pero sabe usar el Ego, y es su pasión?), pero está todavía influenciado por las “voces de contracción estabilizadora”, entonces hay una fuerte posibilidad de que torne en un retro-avance formalizante, y la “mínima parte”, deviene en un retornar, a una no-parte que da a la voz moral, la parte preeminente de la elección de conducirse.
Por lo que el individuo, en un retroceder subordinado a una lógica maso-sintiente, será siempre lógicamente condenado al ostracismo del efecto agregativo y pacificatorio del ceder de los fenómenos omnicomprensivos.
En la continua búsqueda de experimentación Egotista Nihilista, cada efecto de retorno moral puesto a ser en un intermedio de una correlación discursiva, tiene que poder ser anulado:
Para quienes están en la continua exploración de un inconmensurable Cerbero; como punto de debate para una ilimitada experimentación y una consecuente “ruptura” con los maestros de la moral anarquista: ¿cómo es posible aniquilar totalmente la “forma” del lenguaje y la moral dispuesta en un orden que delinea la supuración de cada gesto expresivo individual?

(*) N.T: Titulo original en italiano que se refiere a la negación de todos los valores, o literalmente nadismo. Más adelante, en el mismo sentido, nadificación, del italiano nientificazione, anulación, nihilificación.
(i) N.T y del autor: oppositi, en italiano, es un sinónimo de la palabra opuesto. El uso de ambos términos está puesto en destruir el significado de lo “opuesto” definido por la sociedad del valor de lo igual que impone que haya un bien y un mal, un sí y un no, y demás oposiciones duales. Destruir el significado de “opuesto” es negar el paricentrismo que balanza y converge cada acción individual. El individuo no reconoce los “opuestos” y parte y regresa a su propio centro: esencia de sus características peculiares. Dentro de un opuesto están los oppositi que sanan cada negación de Yo-Centrismo; sanar (cerrar) como culpa moral, actuar y luego arrepentirse como ser que usa la conciencia, en cuanto ética.

NICHILI STICA MENTE

image_pdfScaricare PDFimage_printStampare testo
(Visited 49 times, 1 visits today)